“Las cosas están cambiando y somos parte de ese cambio”

Shirley Manson, cantante de Garbage, se presentó el pasado 7 de noviembre en el cierre del festival Goza Tour. En dicha conferencia, junto a su organizadora Barbi Recanati (Ex Utopians) y la cantante chilena Francisca Valenzuela, conversaron por casi tres horas acerca del rol de las mujeres en la industria de la música, la  responsabilidad que sienten como artistas y la importancia de exigir y crear espacios donde participen disidencias que fueron  invisibilizadas durante tantos años.

Pasadas las 17 horas, en el Teatro Margarita Xirgu – UNTREF, Francisca Valenzuela fue la encargada de abrir la velada con una serie de canciones acompañada simplemente de un piano eléctrico y un dueto de chicas en coros.  Su voz deslumbró a todos los presentes y tamizó el escenario para que Barbi Recanati diera una introducción al último encuentro de este festival  en el cual se debatió acerca de feminismo e inclusión en la escena de la música.

Barbi comentó brevemente su acercamiento a este movimiento y cómo aún recuerda muy latente aquella gota que rebalsó el vaso para que decidiera alejarse del ambiente del rock: Chicas comenzaban a romper el silencio y a denunciar a músicos por abuso sexual.  Aquellos relatos calaron profundo en la ex guitarrista de Utopians, pero lo más impactante fue la complicidad que observó a su alrededor. “No toco más para esa gente” fue lo primero que dijo.  Años más tarde Barbi conoce a la gente de Futurock, y Julia Mengolini le dice “¿por qué en lugar de no hacer música, no creamos un ambiente donde te permitas hacerlo?” A partir de allí no pararon de suceder cosas increíbles, y el cierre de este evento con Shirley Manson fue una prueba de ello.

La cantante escocesa soltaba carcajadas cada tanto y nos permitió desmitificar aquella figura de mujer fuerte y gigante que observamos la última vez en el 2016 junto a su banda Garbage en el Luna Park. Sentada en un sillón junto a Fran y a Barbi, ambas contaron un poco cómo fue que ellas fueron tomando conciencia acerca del rol que tenían como mujeres en la sociedad.  De muy pequeñas, a través de los medios de comunicación, e incluso en su educación dentro de  su familia, Shirley comenzaba a observar como se había naturalizado una cultura patriarcal a costa de la desvalorización de las mujeres. Por otro lado Fran afirmaba que iba como una guerrera pero por dentro se  sentía angustiada: “Tenía todos los privilegios y aun así me sentía irresuelta y sola”

En una charla muy distendida, que parecía entre amigas de hace tiempo, también las tres artistas relataron aquellos momentos donde se sintieron muy pequeñas, donde el sistema hizo que, por más que ocupen determinado lugar de éxito y fama, incluso de esa forma, se percibieran a sí mismas como vulnerables por el simple hecho de ser mujer. Shirley, mencionó desde festivales o radios que no querían pasar la música de su banda por ser liderada por una mujer, hasta un momento bastante incomodo con un fan que se propasó con ella delante de todos. Francisca decía, que era inevitable para ella sentirse desubicada y avergonzada por atreverse a hablar sobre perspectiva de género en su momento. “¿Que te han hecho para que te quejes así?” le decían.

Si bien a Manson no le agrada la palabra “sororidad”, cree que la competencia entre mujeres, no solo en la industria de la música, es uno de los elementos a desterrar por completo. “No es posible que debamos inventar una palabra para poder definir la solidaridad entre nosotras”, afirma molesta.  La pelirroja cantante, quien tuvo el lujo de compartir escenario con Gwenn Stefani y  Courtney Love, habla de “hardcore motherfuckers”; mujeres que sabían del lugar que estaban ocupando y de la lucha que su sola presencia establecía.  Fran narra una secuencia un poco más diferente, donde fue darse cuenta que en su angustia estaba acompañada de otras artistas y que juntas podían hacer la diferencia.

Sin embargo, Shirley aclaró que no existe una única forma de ser una “hardcore motherfucker”: “Cada una tiene su propia tiene su propia versión. No digo que todas debemos enfrentarnos como “asesinas seriales”, no digo que eso sea necesario” La misma no se define a sí misma como activista, sino más bien como una artista porque cree que sería una falta de respeto para quienes dedican su vida entera al activismo. Pero destaca la importancia de que si bien es y fue una mujer con muchos privilegios en una sociedad machista, es su deber poder poner luz sobre aquellas personas que fueron empujadas al silencio: “Las cosas están cambiando y somos parte de ese cambio”.

Las tres artistas coinciden que somos frutos de un sistema que hoy nos incomoda. Particularmente hablando sobre la industria de la música, Fran puntualiza aquellos momentos en los cuales comenzó a decir que “no” y que el problema no son los espacios hegemónicos sino que hay que exigirles a los mismos que se diversifiquen. Shirley por otro lado, admite que la industria le ha permitido acercar su música a distintas partes del mundo pero que sin embargo no le interesa en lo absoluto más allá de eso. Ese ámbito se trata de hacer dinero, y el arte no es eso, sino conectar con otras personas.

No obstante,  ambas coinciden que integrar no radica precisamente en erradicar todos los espacios o artistas que hoy gozan de determinados privilegios. El trabajo debe ser en conjunto y fundamentalmente generando espacios, como estos, de concientización.  Shirley insiste sobre este tema y nos invita a dejar de retroalimentar aquellos lugares que no nos representan, ya que es la única forma de combatirlos, a partir de donde más le duele que es en lo económico: “La industria necesita de artistas, porque los artistas tienen la necesidad de crear. El arte es lo único que perdurará, porque el dinero y la popularidad desaparecen.  Solo vas a encontrar placer haciendo lo que naciste para hacer”

Shirley Manson regresa a Buenos Aires a dar una conferencia gratuita

 

Shirley Manson. Garbage en vivo. México 2015

La vocalista de Garbage es uno de los grandes referentes femeninos dentro del rock donde cuenta una trayectoria que supera los 26 años en la escena. Barbi Recanati, ex Utopians, creadora del sello discográfico Goza en nuestro país, pensó inmediatamente en la cantante escocesa para el cierre  del ciclo Goza Tour.  En su última visita en el estadio Luna Park, con su banda  en el 2016, la misma  no hizo caso omiso a la situación económica  del país e  incluso  habló al respecto del movimiento Ni Una Menos.

El evento se titula “Goza Tour: Feminismo e Inclusión en la historia de la música” y se brindará el próximo 7 de noviembre en el Teatro Margarita Xirgu – UNTREF (Chacabuco 972). Además de Manson, se sumará la cantante chilena Francisca Valenzuela quien fue revelación en su país con su disco “Peces”. Su música, pop/rock, no escapa a temáticas tales como el  empoderamiento femenino y este es uno de los principales motivos que la hacen presente en el próximo Goza Tour. El eje del ciclo tiene como disparador conversar acerca del rol de las mujeres y disidencias sexuales en la escena de la música. 

15492405_10154862799399801_6060638569316401596_n
Francisca Valenzuela. Sitio Oficial de Facebook.

Esta será la última de una serie de eventos que se fueron desarrollando en varias partes de nuestro país (La Plata, Córdoba, Mendoza, Mar del Plata, Rosario, Tucumán y Bariloche) en los cuales participaron artistas como Miss Bolivia, las hermanas Marilina y Lula Bertoldi, entre otras. Estas charlas son además transmitidas a través del programa de radio The Selector, a cargo de Maxi Martina, emitido por la primera radio profesional por internet de nuestro país: Futurock.

the_selector-goza-ba03-01.jpg

Barbi Recanati en conjunto a dicha emisora apoyaron al proyecto discográfico  Goza. El cual tiene como objetivo lanzar por año 12 discos/Eps con una consigna inclusiva. Su propuesta se lleva adelante en comunidad y poder hacer llegar a nuestros oídos aquellas voces que por diversos motivos no tienen la posibilidad o el alcance de hacerlo por cuenta propia.

El ingreso al evento de este 7 de noviembre es limitado. Se recibió la solicitud a través de internet para asistir  y tras confirmar a través de un mail fue posible retirar las entradas. El ingreso es gratuito y por orden de llegada hasta agotar la capacidad del recinto.

 

Garbage en el Luna Park

15492199_10206574973287891_8522680019497791793_n.jpg

El 13 de diciembre del 2016 Garbage pisó por segunda vez nuestro país, en esta oportunidad, en el Luna Park.

Los 90 vieron nacer  a esta banda que supo combinar a la perfección rock, actitud,tintes electrónicos pop, estribillos irresistibles y mucha actitud de la mano de Shirley Manson, quien con su belleza y caudal de voz embriagaba a todos los presentes.

Pocos minutos padas las 21hs las luces se fueron apagando y la intro de Supervixen comenzaba a sonar. La fiesta había empezado.

Los hits no tardaron en llegar y con los mismos el furor en todo el Luna. Con Im think im paranoid y la electrónica versión de Stupid Gril, Shirley y compañía nos invitaban a cantar, bailar, saltar. Era inevitable, si estabas allí y tu cuerpo era inmutable a tanta onda que llegaba desde el escenario, realmente no eras humano.

Shirley, quien lucía un bonito vestido amarillo que solamente a ella le puede quedar bien, se tomó unos minutos entre algunos temas para hablar con el público.  Presentó su apoyo al #Niunamenos y agradeció con un sincero gesto a los presentes “Sabemos que la situación es difícil, y que los tickets no son baratos”.

“Una revolución, es la solución” Garbage continuaba con sex is not the enemy, donde la cantante presentó su apoyo al movimiento LGTB.

Las bases desde los sintetizadores eran alternadas entre los guitarristas, Steve y Duke, mientras de fondo el bajo de Eric Avery y la batería de Eric Gardner cumplían construyendo una base sólida y potente.

Hubo un interludio de tranquilidad entre tanta adrenalina, de la mano de Blackout y Even Though Our Love is Doomed del último disco “strange Little birds”. El descanso duró poco, porque en seguida arremetieron con el clásico “Why do you love me?”.

Acá el éxtasis era pleno, pero Shirley Manson se vio en la incómoda situación de reprender a alguien que, según parece, comenzó a los golpes en pleno tema desde el campo. “Ya tenemos suficiente violencia en el mundo. No queremos esto acá”.

Las canciones de su último disco pasaron sin pena ni gloria, pero con los clásicos, Garbage no defraudaba. Después de Push it y Im only happy when it rains, el final se comenzaba a palpitar.

Queer, Empy y el legendario Cherry Lips fueron los encargados de rematar el remanso en el cual había caído la noche tras la presentación de sus canciones nuevas.

Garbage me sorprendió gratamente. Porque si bien es verdad que es una banda que tiene un encanto irremediable, en vivo, te conquistan de lleno. La noche ya había llegado a su fin dejándome tarareando durante días varios de sus temas.

Garbage lo hizo nuevamente.

Alejandra